Flujo de caja

Contabilizar flujo de caja

El flujo de caja es el aumento o la disminución de la cantidad de dinero que tiene una empresa, institución o individuo. En finanzas, el término se usa para describir la cantidad de efectivo que se genera o consume en un período de tiempo determinado.

Para que una empresa se mantenga estable el flujo de caja debe mantenerse positivo, además estos flujos positivos son necesarios para generar valor para los inversionistas. Los flujos de caja se realizan en periodos que pueden ser mensual, trimestral o anual.

Además, tanto las entras de efectivo como las salidas pueden provenir de diferentes fuentes: operaciones, actividades de financiación y actividades de inversión. Dentro de las entradas de efectivo podemos identificar:

  • Efectivo que pagan los clientes o los bienes que proporciona la empresa
  • Las deudas que son adquiridas por la empresa
  • Las ganancias de las inversiones

En cuanto a las salidas de efectivo, estás se originan de:

  • Pago de nómina, cotos de bienes vendidos, pago de alquiler y de servicios públicos
  • Pago de intereses, recompra de acciones y emisión de dividendos
  • Pagos en vehículos de inversión, préstamos a otras entidades y compra de activos fijos

Tipos de flujo de caja

Hay varios tipos de flujo de caja (FC), por lo que es importante tener un conocimiento sólido de cada uno de ellos. Podemos encontrar: efectivo de las actividades operativas, flujo libre del capital, flujo libre para la empresa y cambio neto en efectivo.

Efectivo de las actividades operativas: es el efectivo que se genera por las actividades comerciales centrales de una empresa, no incluye los FC de la inversión. Esto se encuentra en el estado de flujos de efectivo de la empresa.

Flujo de caja libre del capital: representa el efectivo disponible después de la reinversión en el negocio (gastos de capital).

Flujo de caja libre para la empresa: esta es una medida que asume que una empresa no tiene deuda. Se utiliza en modelos y valoraciones financieras.

Cambio neto en efectivo: es la variación en la cantidad de flujo de un período contable al siguiente.

Cómo calcular el flujo de caja

El flujo de caja se calcula haciendo ajustes a los ingresos netos sumando o restando las diferencias en los ingresos, gastos y transacciones de crédito que aparecen de las avenencias que ocurren de un período al siguiente.

Una forma alternativa de calcular el flujo de caja de una entidad es sumar todos los gastos distintos al efectivo (como depreciación y amortización) a su ganancia neta. Como resultado, existen dos métodos para calcular el flujo de efectivo: el método directo y el método indirecto.

Método de flujo de caja directo

Con este método se suman todos los pagos y recibos en efectivo. Los cálculos se hacen utilizando los saldos iniciales y finales de las cuentas comerciales. Además, se examina la disminución o aumento neto de las cuentas.

Método de flujo de efectivo indirecto

A través del método indirecto, los cálculos se realizan eliminando el ingreso neto del estado de resultados de las actividades operativas de la empresa.

Deja un comentario