Cómo facturar sin ser autónomo

Cómo facturar sin ser autónomo

En España actualmente muchas personas están recurriendo al autoempleo y desarrollando actividades por cuenta propia. En estos casos los ingresos percibidos son esporádicos e insuficientes para cubrir los costos de cotización en el Régimen de la Seguridad Social para Trabajadores Autónomos (RETA). Por eso muchos se preguntan ¿se puede facturar sin ser autónomo en España?

La respuesta es sí, solo cuando la actividad que realizamos es secundaria y no es nuestro principal sustento. Por ejemplo, si eres trabajador, pero en tu tiempo libre eres artista, artesano, creador, editor, fotógrafo o realizas cualquier otra actividad que produce beneficios. No obstante, cuando la actividad es principal y es el sustento de vida, si es necesario registrarse en el RETA.

Para un particular, la emisión de facturas puede tener consecuencias fiscales, por ejemplo, si las autoridades fiscales deciden clasificar tus transacciones como comerciales en lugar de privadas. Esto sucede a menudo cuando un particular vende artículos o presta servicios con bastante regularidad. Sin embargo, si revendes un artículo usado, puedes hacer una factura como particular.

Cuando puedes facturar sin ser autónomo

Para emitir facturas es necesario estar registrado en el Censo de Empresarios, Profesionales y Retenedores. De lo contrario estarás cometiendo un delito. El hecho de no ser autónomo y querer emitir factura implica la obligación de pagar el IVA y el IRPF por la actividad. Existen algunas excepciones donde puedes facturar sin ser autónomo.

  • Puedes facturar sin ser autónomo cuando la actividad que realices no sea habitual y que los ingresos adquiridos no sean el sustento de vida.
  • Que los ingresos no superen el Salario Mínimo Interprofesional (SMI).

Cómo facturar sin ser autónomo

En primer lugar, debes darte de alta en Hacienda, de esta manera ellos podrán llevar un control de tus ingresos. También, es necesario llenar los modelos 036 o 037 y cumplir con todas las obligaciones tributarias correspondiente: liquidar el IVA y el IRPF, presentar los trimestres y resúmenes anuales.

Recuerda que tus actividades pueden estar sujetas a diferentes interpretaciones, por lo que es posible que en algún momento surja algún riesgo de sanción. Principalmente cuando tratas de hacer factura con DNI de manera habitual por montos pequeños que no superan el SMI, pero que pueden ser motivo de investigación.

Uso de cooperativas para facturar

Para un autónomo, facturar no es problema, pero si deseas facturar sin tener empresa o sin ser autónomo, puedes hacer el uso de cooperativas. Estas ayudan a las personas que realizan actividades fuera de su trabajo o reciben prestaciones por desempleo. Ofrecen sus servicios para aquellos que necesitan emitir facturas de forma esporádica.

Con el uso de una cooperativa te ahorras los trámites y el pago de impuestos, te darán de alta en la Seguridad Social de acuerdo al dinero facturado, es cómo si trabajaras para ellos. La cooperativa hará todo por ti, pero pagándole una cuota de alta y un porcentaje por cada factura.

Confiar en la labor de estas cooperativas puede ser un poco riesgoso. Recurrir a un tercero para realizar tu facturación puede traer más problemas que beneficios, ya que generalmente estas organizaciones se encuentran en la mira de los Inspectores de trabajo por fraude.

Deja un comentario