La mejor forma de cobrar facturas impagadas

Cobrar facturas impagadas

Una factura impaga es lo mismo que una factura pendiente. Cuando se ha enviado una factura a un cliente, pero aún no se ha pagado en la fecha de vencimiento, se considera una factura pendiente o impaga. Las facturas impagadas pueden amenazar seriamente la existencia de un negocio.

Las facturas impagadas son un gran problema que merecen atención inmediata, reducen las ganancias y consumen el tiempo de los empleados. Además, afectan negativamente a la empresa porque se interrumpe el flujo de caja, lo que implica no tener el dinero para mantener el negocio operativo.

Cómo reclamar una factura impagada

El cobro de facturas vencidas es probablemente uno de los procesos más incomodos del funcionamiento de una empresa. Sin embargo, también es el más importante, porque aporta el dinero para pagar a los empleados, proveedores, alquiler y a ti mismo. Por tanto, es fundamental gestionar bien las cobranzas desde el principio. Recibir el pago a tiempo es vital para el éxito de una empresa.

En algún momento te puedes preguntar ¿las facturas caducan?, la respuesta es sí. El plazo para realizar el reclamo durará lo que dure la prescripción de facturas, eso es de aproximadamente 5 años cuando el deudor es una empresa, en caso de ser un particular el plazo disminuye a 3 años y si pertenece a la administración pública será de 4 años.

Cómo cobrar facturas impagadas

Afortunadamente, la mayoría de los problemas de cobranza tienen una solución sencilla. Es cuestión de seguir el sistema correcto. A continuación, te diremos algunas estrategias que puedes utilizar para cobrar facturas impagadas y evitar este tipo de situaciones.

Cobrar a tiempo. Comience dando plazos de 30 a 60 días netos solo a los clientes que tienen un historial de pagar siempre a tiempo.

Elaborar y revisar bien la factura. Una de las principales razones de las facturas impagadas es el monto incorrecto en ellas. Sería extremadamente vergonzoso para ti perder la calma con un cliente solo para descubrir que fue tu culpa todo el tiempo.

Usa un contrato bien escrito. Un contrato debe regir cada venta comercial y estar bien redactado. Debe detallar principalmente todos los entregables, los plazos, cómo se manejan las disputas y todas las expectativas de pago.

Verifica el historial de pagos de tu cliente. Comprueba el historial de pagos del cliente con otros proveedores. Si paga a sus otros proveedores a tiempo probablemente también lo hará contigo.

Correos electrónicos y llamadas telefónicas. Contacta a tu cliente a través de un correo electrónico, si no recibes ninguna respuesta es hora que lo llames personalmente. Las llamadas telefónicas tienden a ser más efectivas, pero también más delicadas y conflictivas.

Ponerse en contacto con un supervisor o gerente de cuentas. Al ser los encargados de gestionar las relaciones con los clientes, estos tienen mayor autorización y responsabilidad. Es probable que tenga más éxito al hacer una apelación.

Arbitrajes, mediaciones y juzgados. Acude a la parte legal. Cuando tienes facturas con más de 90 días de atraso y no crees que te pagarán, es posible que esta sea tu única opción.

Ofrecer descuentos por pago anticipado y cobrar una multa. El descuento actúa como un incentivo y puede persuadir a algunos clientes de que paguen rápidamente. Desafortunadamente, no todo el mundo está motivado por incentivos. Sin embargo, pueden estar motivados si su factura tiene multas.

Deja un comentario