Plantilla de factura intracomunitaria

factura intracomunitaria en España

La factura intracomunitaria es la que se usa para transacciones con un cliente que resida fuera de España pero que se encuentre dentro de la Unión Europea. Esta factura debe cumplir con los requisitos de IVA intracomunitario.

Si vendes tus productos o servicios a otros países miembros de la Unión Europea, o les compras a ellos, debes registrar tu negocio en el ROI (Registro de Operadores Intracomunitarios), esto si quieres beneficiarte de la tasa cero de IVA que aplica a las transacciones entre estos comerciantes.

Las compras y ventas de bienes y servicios entre empresas de la Unión Europea están sujetas a normativas fiscales especiales. Por tal motivo si vendes o compras en otros países europeos debes familiarizarte con las diferentes transacciones intracomunitarias para saber cuándo pagar y no pagar el IVA.

La factura intracomunitaria debe contener la misma información que una factura normal con estas dos diferencias básicas:

  • El número de IVA debe aparecer completo, es decir, precedido por las letras ES que indican el país.
  • Cuando se emite a una empresa registrada con ROI, la factura no contendrá IVA.

Una factura intracomunitaria es usada habitualmente por contables, directores de contabilidad, directores de compras, controladores financieros y empleados para revisar las condiciones de las órdenes de compra e informarse sobre el estado de los proveedores.

Qué debe contener una factura intracomunitaria

Para elaborar una factura intracomunitaria de manera correcta, es indispensable que conozcas su contenido, estás deben llevar:

  • Número correlativo de la factura (tanto en fecha cómo en número)
  • Fecha de emisión
  • La fecha de vencimiento
  • Fecha de pago
  • Información del registro mercantil (obligatorio solo para empresas)
  • Descripción de la operación
  • Tipos impositivos (IVA y/o IRPF)
  • Nombre o razón social y dirección (del vendedor y del cliente)

Cuando incluir el IVA en una factura intracomunitaria

Uno de los aspectos importantes que debes considerar al elaborar una factura intracomunitaria es cuando incluir el IVA. Como consumidor, cuando compras bienes en otro país, en tu factura encuentras la tasa de IVA correspondiente a ese país. Obviamente, este impuesto se paga al país de origen.

Si también operaras como negocio, el pago de impuestos que se hace a otro país de la UE no se puede compensar con el IVA español que recaudas junto con tus ingresos. Esto aumentaría el costo de tu compra y reduciría tus ganancias.

Para evitarlo, la legislación europea permite a las empresas emitir facturas sin IVA a empresas extranjeras dentro de la UE con la condición de que estas empresas estén debidamente registradas y sus números de IVA europeos aparezcan en la base de datos para tal fin. Con este registro único puedes solicitar a tus proveedores en otro país que te emitan una factura con IVA “Tipo Cero”.

Cuando vendes a una empresa o persona física no registrada en el IVA, tienes que aplicar el IVA de España en la mayoría de los casos. Sin embargo, existe una regla particular que se aplica en los casos de prestación de servicios por medios electrónicos a través de procesos automáticos sin la intervención de trabajadores humanos.

Si una empresa extranjera solicita que le emitas una factura intracomunitaria, es decir, sin IVA, se espera que realices un chequeo de sus clientes antes, esto para verificar que realmente está registrado como comerciante europeo. Si este no fuera el caso, simplemente se emite la factura con IVA. Emitir una factura sin IVA a una empresa no registrada puede tener consecuencias.

Deja un comentario